Jugamos en clase: Tabú

Uno de los juegos más populares de los últimos tiempos es el Tabú. Hace unos años, durante un curso en 3º de Ed. Primaria, decidí utilizar una versión que encontré gratuitamente en internet (uno de esos maravillosos blogs que realizan materiales y los cuelgan para que la gente se lo descargue). Después de descargarlo, imprimirlo y plastificarlo, jugamos entre todos durante un día especial para amenizar la clase de lengua. Resultó tremendamente gratificante ya que, no sólo les encantó, sino que además me sirvió para darme cuenta de su utilidad didáctica.

 

Este año he decidido sacarlo del “armario de los recuerdos” (aquel que está siempre al final de clase), y utilizarlo en 6º de Ed. Primaria, el curso donde me encuentro. Solo que este año he podido aplicar, por las características del grupo, diferentes variantes para poder repasar y fomentar algunos conceptos de la asignatura de Lengua castellana.

 

Reglas principales

  • Se divide a los jugadores en dos equipos con el mismo número de miembros.
  • Un equipo elige un jugador para describir la palabra y el otro equipo elige un jugador para vigilar que no se mencionen las palabras tabú. Estas posiciones se rotan para que todos las ocupen una vez.
  • El jugador que vigila debe tener el temporizador en su mano de manera que pueda ponerlo en marcha en el momento en que se mencione una palabra tabú. Debe colocarse detrás del jugador que describirá la palabra para que pueda ver la carta.
  • Antes de comenzar a describir la palabra se activa el temporizador. El tiempo que se les dé a los alumnos por turno dependerá de la elección del profesor y la dificultad que quiera darle al juego. Yo en tercer ciclo utilizo 2 minutos por turno.
  • Deben escoger un color para las tarjetas. En el juego original no se permite alternar en le mismo turno las tarjetas de ambos colores, pero yo permito que las combinen según quieran. Las tarjetas azules contienen palabras más fáciles de describir y adivinar. Las rosas, palabras un tanto más complicadas, tanto por su definición como por las palabras no permitidas atadas a esta misma.
  • Habrá que describir la palabra sin utilizar las palabras que hay en la tarjeta escritas. Está permitido cantar. Nunca la mímica.
  • El jugador que describe las palabras en ese turno seguirá sacando cartas  para tratar que su equipo adivine hasta que se termine el tiempo.
  • Cuando se acabe el tiempo se termina el turno del equipo.
  • Se anotará un punto al equipo por cada palabra adivinada de color azul, y 3 (o 2, a la elección del profesor por cada una rosa).
  • El juego termina cuando todos los integrantes de ambos equipos han descrito palabras la misma cantidad de veces en un número determinado de turnos.
  • El equipo con más puntos gana.

 

 

Rapidez y agudeza del lenguaje.

Una de las destrezas más trabajas en el juego original es la rapidez mental y el uso que le podemos dar al lenguaje. Describir una palabra sin tener permitido decir otras muy similares a ella es sencillamente complicado para muchos niños. Si además le añadimos un temporizador y la presión de tener que conseguir más puntos que el resto, tenemos un reto importante por delante. Las primeras partidas pueden ser frustrante para algunos, pero poco a poco, y conforme avancen los turnos, su mente irá agilizándose y les dará las herramientas necesarias para poder agilizar su capacidad del habla. Viene muy bien para alumnos callados y tímidos, o que no suelen participar en el aula.

 

 

Sinónimos y antónimos.

Una variante que puedes utilizar cuando tus alumnos ya han completado varios turnos es la de los sinónimos o antónimos. En este caso, los alumnos deberán utilizar para describir la palabra solo sinónimos de las palabras prohibidas, pero en ningún caso podrán realizar descripción alguna. En otro de los casos, pueden utilizar antónimos, pero deberán avisar a los jugadores de su equipo para que ellos lo tengan en cuenta a la hora de intentar adivinar la palabra de la tarjeta.

 

 

Morfología básica.

Uno de los puntos más importantes dentro de la asignatura de lengua castellana (en el tercer ciclo de primaria), es identificar la morfología de las diferentes palabras en un texto. Con esta variante, que no cambia radicalmente la dinámica del juego, puedes practicar este punto. Para ello, obliga a los alumnos a decir, antes de comenzar su descripción, el tipo de palabra que están intentando adivinar sus compañeros (verbo, sustantivo, determinante, etc). Si queremos complicar un poco las cosas podemos exigir, además del tipo de palabra de la que se trata, el tipo. Por ejemplo: determinante artículo femenino, sustantivo común concreto masculino y plural.

 

Hay varios juegos caseros no oficiales online para descargar de manera gratuita, aunque algunos compañeros utilizan el juego original, que no es demasiado complicado. Yo encontré hace tiempo en la web de “A vueltas con ELE” un juego bastante útil y sencillo (lo adjunto para descargar). ¡A disfrutarlo!

Descargar Tabú

1 Comment Jugamos en clase: Tabú

  1. Raruma777 30 enero, 2018 at 18:15

    Del pupitre a las estrellas es lo mejor al igual que Pokemaths

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *