El reto de Gengar

 

Planificación.

Lo primero que hice fue pensar en los contenidos y las asignaturas que quería incluir en este reto. Puedes optar por varias asignaturas con acertijos de todo tipo o concretos en una asignatura concreta. La más fácil es matemáticas, es por lo que me decanté por esta última.

 

 

 

Diseño.

El diseño es esencial, es lo que dota de más o menos realismo a la actividad. Como no podía ser de otra manera, el diseño de las actividades se hizo siguiendo el proyecto Pokemaths. En un documento de texto capturé varias imágenes para insertar el texto que me interesaba. La ambientación es lo que más cuenta, por lo que si no se te ocurre ninguna idea, pregúntale a tus alumnos. Su foco de interés puede variar incluso para alumnos de la misma edad, y muchas veces acertar en esto es la clave para tener éxito o no.

 

 

 

Preparación del material.

A la hora de preparar el material es esencial tener en cuenta lo mismo que en el punto anterior: la ambientación. Como era mi primer Escape Room en un aula con mis alumnos, decidí que el reto se centrara en la resolución de los acertijos, y no tanto en encontrarlos en el aula. Resulta bastante complicado esconder algo en clase y que lo busquen con la esperanza de que en cuanto un grupo lo encuentre los demás no lo copien y hagan lo mismo por imitación. Por lo que mi tarea resultó bastante sencilla: coloqué en 4 sitios específicos unos sobres marrones con los diferentes acertijos dentro. En un sitio puse varios sobres con el primer acertijo, en otro rincón varios sobres con el segundo acertijo, y así con todos. Ellos sabían en todo momento dónde estaban los sobres, por lo que debían resolverlos con la máxima rapidez posible.

Muy importante es contar con el cofre, caja fuerte u otro objeto que deberán abrir para conseguir su recompensa. Lo que nos lleva a la recompensa: es imprescindible que sea algo preciado para ellos. Si llevas a cabo alguna dinámica de gamificación en el aula, no te será complicado. Sino, puedes esconder una recompensa que sepas que ellos van a valorar. La gracia está en que obtengan algo que les motive, sobretodo de cara a la implicación del siguiente Escape Room.

 

 

 

 

Acción!

  • La llegada al aula de los alumnos es clave. No queda demasiado bien empezar a preparar los materiales una vez hayan llegado los alumnos. Se emocionan mucho más si al entrar ya está todo en su sitio y listo para empezar.
  • Otro factor importante es el tiempo: en este primer caso yo proyecté una gran cuenta atrás en la pizarra para añadir presión y ambientación al Escape Room.
  • Un plus muy importante es la creación de expectativas. Te diré que, como idea, el día anterior les envié un mail por la tarde a todo el alumnado con un “mensaje importante” que debían leer y que era el comienzo de la trama que debían llevar a cabo al día siguiente. En este mail se les avisaba de lo que pasaría al día siguiente, y se les preguntaba si estarían dispuestos a aceptar el reto. Y una cosa está clara: una vez los retas, no hay marcha atrás.

 

 

Si quieres descargar el Escape Room que hice, lo puedes hacer desde aquí. Tan solo tendrás que imprimir y recortar las tarjetas para poder meterlas directamente en los sobres.

Descargar