Category para alumnos

Laboratorio de matemáticas: prueba de la división mágica

Captura de pantalla 2016-08-14 a las 1.40.12

La división, el eterno enemigo de todo alumno de primaria. Es ese tipo de operaciones que, una vez aparece en el aula, empiezan los quebraderos de cabeza. Pesadas de hacer, mecánicas y aburridas, no suponen ningún tipo de motivación al alumnado, y más si después de terminarla, les exigimos que realicen una prueba para comprobar que está bien hecha que es aún más larga y pesada si cabe. Aunque la prueba de la división, en general, se hace con el mismo procedimiento que hemos visto en los libros de toda la vida, es necesario explicar otro mecanismo para realizarla que seguro nos da muchos menos quebraderos de cabeza a la hora de multiplicar. Más rápida, fácil y sobretodo menos liosa! Practícala para que te resulte más sencillo realizarla.

Imagina que dividimos 374 : 12 = 31; resto = 2

Vamos a descomponer de manera factorial los números de los que disponemos:

Divisor: 12. Sumamos los términos: 1 + 2 = 3

Cociente: 31. Sumamos los términos: 3 + 1 = 4;    4 x 3 + 2 (resto) = 14;

Nos da 14, y ahora sumamos los términos del 14: 1 + 4 = 5

Dividendo: 374. Sumamos los términos: 3 + 7 + 4 = 14;

Nos da 14, y ahora sumamos los términos del 14: 1 + 4 = 5

Si el resultado de sumar los términos de esos dos números es el mismo, la prueba está bien hecha. ¡SIN NECESIDAD DE MULTIPLICAR DIVISOR POR COCIENTE Y SUMAR EL RESTO!

Laboratorio de matemáticas: Bingo de fracciones.

Una de los desafíos más grandes a los que te enfrentas como maestro, son sin duda las matemáticas. Temida por algunos, y aburrida por otros, ¿cómo la conviertes en algo motivante y con utilidad para tus alumnos? Pues la verdad es que ni yo mismo lo sé. Durante estos 4 años de experiencia en la docencia he probado muchas cosas, y aunque nada funciona al 100%, últimamente ando muy contento con los resultados de un espacio de 1h a la semana llamado “Laboratorio de matemáticas”. Se trata de un espacio (no vamos a llamarlo “clase”, porque no se puede catalogar como tal), en el que está permitido todo, pero con unas reglas muy sencillas:

  • Hay que tener ganas de jugar, divertirse y, a veces, calcular mentalmente para ganarle al contrario.
  • Equivocarse está bien, y cuánto más te equivoques, más vas a aprender. Un secreto: os vais a equivocar muchas veces, pero eso es lo divertido: reírse y aprender de los errores.
  • Quizá algunas veces haya que jugar en parejas, equipos, o individualmente; tú decides cómo quieres hacerlo y cómo es más divertido.
  • Hay que ser rápido y veloz como un rayo, de esta manera, podrás ayudar si tienes tiempo de sobra a tus otros compañeros y nadie se sentirá desamparado.
  • Y la más importante: aunque no te lo creas, vas a aprender y a repasar matemáticas con estos juegos. ¿No te lo crees? ¡Te desafío!

 

Estas reglas conviene explicarlas al comienzo de curso, ya que es posible que choque a algunos de nuestros alumnos este tipo de espacios, sobretodo si vienen de metodologías más clásicas.

Laboratorio de matemáticas. bingo de fracciones

Hoy te voy a presentar un ejemplo de una actividad que hicimos hace poco para repasar las fracciones en 5º de Ed. Primaria. Se llama “Bingo de fracciones” y lo encontré en internet cuando mis alumnos me propusieron hacer un bingo en el aula, ya que habían oído que era divertido. La actividad pertenece a Daniel Ajoy. En su página www.neoparaiso.com cuelga todos sus materiales.

 

Las normas son sencillas:

  • A cada jugador se le da una tarjeta de bingo con fracciones al azar.
  • Se decide quién será la persona que dicta. El jugador que dicta es responsable de decir las fracciones del bingo y no es un jugador en el juego.
  • La persona que dicta deberá recordar a todos que el espacio central de las tarjetas, aquel marcado con una estrella, es libre y todos deben marcarlo antes de comenzar la partida.
  • La persona que dicta escoge una lista de fracciones preparada que sustituye a la tómbola en el juego tradicional.
  • La persona que dicta lee una fracción a la vez y la tacha, y permite a los jugadores marcar una fracción en la tarjeta si coincide. Los gráficos de las cartillas pueden ser de fracciones equivalentes (no reducidas) por lo que los jugadores deberán reducirlas mentalmente si las quieren marcar.
  • Si la fracción dictada no coincide con ninguna de las representaciones gráficas de fracciones en las tarjetas, el jugador no marcará ninguna en su tarjeta.
  • El juego continúa hasta que alguien marque todas las fracciones de una columna o fila, en horizontal, vertical o diagonal.
  • El primer jugador en marcar uno de estas posibilidades, deberá ponerse de pie y gritar “¡BINGO!”
  • Después de que un jugador se haya declarado ganador, el llamador debe comprobar el BINGO para asegurarse de que el jugador realmente hay marcado las respuestas que responden a las operaciones que fueron dictadas. Si todas sus respuestas son correctas, será proclamado ganador.
  • Se puede continuar la partida en busca de otro ganador. En ese caso, el proclamado ganador deberá dejar de jugar, y el resto buscarán suerte.

Bingo de fracciones

Como curiosidad te diré que utilizamos macarrones para marcar cada una de las casillas, pero puedes utilizar fichas del parchís o de otro tipo, aunque aviso: necesitarás muchas. Mi experiencia fue muy positiva, y la verdad es mis alumnos se lo pasaron en grande. Te animo a probarlo y a contarme qué resultados o qué variantes o normas has puesto a tus alumnos.

También te dejo el material que yo he usado: por un lado el pdf con las instrucciones del juego, y por otro, los pdf con los diferentes cartones y la lista de fracciones disponibles para poder “cantarlas” con más facilidad. Espero que lo utilices y lleves, a ti a tus alumnos, ¡a las estrellas!

Instrucciones en pdf

Tómbolas de bingo